Y que siempre nos quede un rincón para leer

21 abril, 2016 / Blog / 0 Comments /

Leer es alCapturago imprescindible en mi vida. Desde que se tiene uso de razón un libro es tu mejor aliado, la ventana que te transporta a mundos paralelos y te permite descubrir, aprehender otras realidades y aprender cosas nuevas, ya no sólo de ortografía, que es primordial, sino de diferentes culturas, curiosidades, historia y un largo etcétera. Por mi profesión conozco a mucha gente y me doy cuenta que la costumbre de la lectura  en general no está arraigada. Es triste ver cómo las nuevas generaciones no abren un libro y prefieren el entretenimiento digital. Y no se trata de comenzar una guerra a las Redes Sociales, de la que soy totalmente defensora y usuaria, sino que creo que hay tiempo para todo y no hay que desterrar una buena historia.

Desde pequeña he sido una gran “devoradora de libros”, herencia de mi abuela quizás, que tenía cada rincón de su casa llena de novelas de bolsillo. De la biblioteca del colegio me llevaba siempre varios libros a la vez bajo la mirada de la profesora que pensaba que me los llevaba para pasearlos y no para leerlos, porque decía que no era posible que me leyera todos en dos semanas. Pues sí, no sólo los leía, sino que me quedaba tiempo libre para hacer ¡un sin fin de cosas más!

Así fui creciendo, y conmigo mi biblioteca, por lo que no concibo una casa sin libros. Para mi es como un jardín sin flores. Triste, apagado y gris, muy gris. Lo he seguido inculcando, tanto que mi hijo de 2 años ya tiene su estantería con sus libros a mano para que pueda tocar y elegir todas las noches cuales quiere leer. Sí, sí, cuales, porque uno sólo no vale. Pero esa es otra historia.

Mi media anual superaba los 22 libros leídos, gracias a poder tener la capacidad de leer dos libros a la vez, y el regalo que los Reyes Magos me hicieron del amado Kindle. Con el que me di cuenta que podía duplicar mi capacidad de lectura teniendo el libro de papel en casa y otro en mi bolso, sin sufrir luxaciones por el peso. Y ahora la expectación se amplia con las Tablet, que te permiten no sólo leer libros sino estar al día con la prensa que también es algo vital, sobre todo en mi profesión, y la lectura de blog que nos permiten una visión tan personal del mundo que nos rodea.

Me gustaría de vez en cuando dar algunos títulos de los libros que puedan caer en mis manos y que me hayan gustado por alguna u otra razón. Ya que cuando vienen amigos a mi casa me piden consejo y, cual biblioteca pública, se llevan algunos ejemplares, se me ha ocurrido que este puede ser un espacio apropiado para este fin.

Aprovechando que se acerca el Día Internacional del Libro hablaré de los últimos libros que me han gustado. El amante Japonés de Isabel Allende es el último libro que he leído. Una Allende más serena con la ausencia del realismo mágico pero con una narración conmovedora y fácil.

El año sin verano es la primera novela de Carlos Amor. Me encanta las piezas  que hace en el  telediario de TVE y por eso me decidí a leer su primera novela. No me ha defraudado, me ha encantado y es muy recomendable. De hecho, ya lo tiene alguien que ha venido a mi casa.

Por último, La chica del Tren de Paula Hawkins, es un thriller tranquilo pero que te va enganchando a la protagonista, hasta el final.

Espero que estos tres libros os gusten tanto como a mi.

Buena lectura.

Soraya Quevedo.

 


0 Comments

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies