Detalles que comunican

20 noviembre, 2014 / Blog / 0 Comments /

Como ocurre muchas veces, un producto no es el único responsable de su volumen de ventas sino que se ve influido por el imaginario social que conlleva, ya sea la marca que le respalda, valores que represente o el personaje que lo publicite. En el caso de los eventos ocurre lo mismo: son los pequeños detalles los que más comunican.

Así, el espacio en el que se desarrolla, la iluminación, el sonido, la cartelería e incluso el catering elegidos no son fruto de la casualidad sino que están minuciosamente estudiados y cuidados. Sólo el perfecto equilibrio y las ideas más ingeniosas y creativas pueden impactar en un público cada vez más difícil de sorprender.

El catering es uno de estos pequeños detalles donde lo sencillo y original puede convertir un evento cotidiano en una exitosa jornada. Ejemplo de ello es el catering de Patricia Arismendi que, en la presentación de la conocida marca de cosméticos BirchBox, fue el encargado de darle el punto más dulce al evento con este divertido cóctel en el que los alimentos estaban en perfecta sintonía con el producto que presentaban. Sin necesidad de elaborados platos, una presentación original fue la pieza clave del éxito donde los brownies parecían sombras de ojos, regalices de pintalabios o galletas en polvoreras, convirtiéndose así en los mejores embajadores de la marca y consiguiendo que la esencia del producto penetrase en los asistentes a través de dos sentidos básicos: la vista y el gusto.

Otro ejemplo lo encontramos en la iluminación. En el evento de promoción de Bombay Sapphire en España, la conocida marca de bebida alcohólica consiguió teñir el madrileño palacio de Cibeles de azul, trasportando sutil y eficazmente a los asistentes al interior de su botella que se caracteriza, entre otras cosas, por su intenso color. Este aparentemente pequeño detalle se convierte en clave para un evento corporativo, de manera que invita a los asistentes a experimentar en primera persona los mensajes y objetivos del evento en cuestión.

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo los detalles a priori más insignificantes aportan mucha más información al evento del que podemos imaginar. Sin embargo, en esta guerra de originalidad y mensajes encubiertos en la que se han convertido los eventos, no existen los límites por lo que la imaginación y creatividad se vuelven, una vez más, las armas más poderosas.


0 Comments

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies