Comunicación en crisis –el valor de mantener la calma y el protocolo de crisis-

22 octubre, 2014 / Blog / 0 Comments /

Cuando algo va mal, siempre puede ir peor. Gestionar una reputación es un trabajo duro que exige una labor coordinada, múltiples esfuerzos y alguna que otra disputa. Cuando la reputación que hay que salvaguardar es una empresa, la labor se agudiza. Por ello, ser meticuloso y actuar bajo un protocolo cuando salta una crisis es de vital importancia para no arruinar todo el trabajo previo del equipo.

Según una de las definiciones de la RAE (Real Academia de la Lengua), el vocablo crisis proviene del latín crisis, y este del griego κρσις y según la cuarta acepción del término, esta define,momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes”. Parece, visto así, que el término asume la importancia que precisa.

Gestionar una crisis no es labor sencilla. Se debe mantener la calma y seguir al pie de la letra los pasos que marca tu manual de crisis. Hay ejemplos en los que un momento de fluctuación mediática para una empresa se ha convertido en una gran promoción. Existe un viejo dicho que dice que all publicity is good publicity -la mala publicidad es buena publicidad- refiriéndose a que es preferible tener mala prensa antes que nadie hable de nosotros. Por su parte, Oscar Wilde decía algo parecido: “la única cosa peor que hablen de nosotros, es que no hablen de nosotros”.

Por ello, hay que tener preparados los mecanismos con los que cuenta la empresa para saber manejar la situación en esos momentos en los que la imagen de la empresa está en juego y saber dar los pasos apropiados para minimizar el impacto. Aquí algunas recomendaciones:

1.- Una actuación rápida puede minimizar o incluso EVITAR una crisis.

2.- Ante cualquier indicio o sospecha contacta con el departamento de comunicación para activar el protocolo de crisis.

3.- No es recomendable entrar en directo en programas de radio o televisión sin saber exactamente cuál será el tema a abordar.

4.- Recopila toda la información posible y recuerda los mensajes clave de la compañía que aparecerán en tu manual de crisis.

5.- La mejor improvisación es no tener que improvisar. Sigue los pasos que los especializados en gestión de crisis marcan.


0 Comments

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies