Claves para ser un gran comunicador

26 septiembre, 2014 / Blog / 0 Comments /

Hablar en público no es tarea sencilla. Muchas veces son diferentes los factores que hacen que dar un discurso en público pueda llegar a ser un auténtico calvario. Sin embargo, comunicar, como ya dijimos en entradas anteriores al blog, no son sólo aquellas palabras que salen de nuestra boca o los gestos que acompañan a nuestro discurso y que llegue, en los términos esperados, al receptor.

En esta ocasión, nos centraremos en aquellos recursos comunicativos que hacen de una persona un gran comunicador. Tomar conciencia de la importancia de nuestras palabras y su mensaje a la hora de redactar será una de las claves básica para comenzar nuestra labor.

De esta forma, existen una serie de capacidades que deben acompañar aquellos profesionales de la comunicación:

 1.- Unidad del mensaje

Tener claro el concepto principal que se pretende comunicar es la base de la pirámide. En ocasiones, el mensaje final pasa por otros intermedios en el desarrollo del nuestro discurso, por ello, exponer los diferentes puntos que se quieren abordar atendiendo a valores como cronología lógica, progresión y orden, facilitan tanto la asimilación del discurso como la exposición del mismo.

2.- Conocimiento del leguaje y sus posibilidades

Nuestro lenguaje dispone una riqueza léxica, lingüística e idiomática que otorga valor a nuestro discurso. Por otra parte, utilizar un lenguaje nos distancia de nuestros interlocutores, ya que el lenguaje que utilicemos hablará de nosotros. El lenguaje no sólo se refiere al vocabulario, se refiere también a los ejemplos que se utilizan para reforzar nuestros argumentos y otorgarles valor.

Abordar un reto comunicativo con una rica base léxica afianza nuestras palabras y facilita su comprensión. No obstante, adaptar el discurso y su forma a las características del receptor hará de nuestro discurso una historia interesante y llamativa.

3.- Ganarse al receptor del mensaje

En el ámbito escrito, es más difícil de detectar a priori. No obstante, desarrollar un discurso en la manera tradicional introducción, desarrollo y desenlace puede ser una clave muy purista que garantizará que el receptor capte el mensaje en los términos esperados.

4.- Mensaje veraz y claro

Creer en nuestras palabras, trabajarlas con seguridad, beber de fuentes nutridas y fiables son algunos de los consejos primarios a la hora de trasmitir un mensaje claro, preciso, conciso y directo. La persuasión y la demagogia no son costumbre en esta profesión y exponer datos y hechos veraces y claros reportan valor a nuestras palabras.

Por lo tanto, el arte de la comunicación no es cuestión de reglas mecánicas. La dialéctica y la argumentación son pilares robustos de un discurso. La experiencia y la práctica consiguen que nuestras palabras modulen el contenido de nuestro mensaje y consiga ampliar exponencialmente nuestro público creando una audiencia fiel que buscan en nuestras palabras un discurso motivador, informativo, veraz, independiente, fiable y elegante. Cuidemos ciertos aspectos que nutren nuestra profesión y ponen en valor a los profesionales de la comunicación.


0 Comments

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies